6 planes para conocer Fuerteventura

¿Planeas un viaje a Fuerteventura? Si la respuesta es sí, te proponemos seis planes para que conozcas la isla en todas sus dimensiones: aventurera, salvaje, gastronómica y de de relax.  Si la respuesta es no, este post será el último empujón que necesitas para decidirte… ¡Tu próxima escapada se llama Fuerteventura!

  1. Piérdete en Jandía, ese rincón del mundo donde el desierto yjandia, Fuerteventura el mar se funden. Recorre los kilómetros de playas vírgenes que toman el sol a orillas del atlántico. La zona es venteada, si no eres un amante del surf o de los otros deportes que conjugan viento y marea, te recomendamos echar un vistazo al tiempo antes de ir. Si tu plan es tomar el sol y el día es venteado, es muy probable que acabes siendo un filete empanado.
  2. Las panorámicas de Morro Veloso. No puedes perderte las vistas morrovelosoque te ofrece este mirador. Situado entre el Parque Rural del Macizo de Betancuria y el Valle de Santa Inés, el emplazamiento de este mirador es inmejorable. Sus 669 metros de altitud permiten vislumbrar todo el centro y el norte de Fuerteventura. Diseñado por César Manrique, este mirador es una parada obligatoria de camino a Betancuria. ¡Ojo! El interior del mirador abre de martes a sábado con horario de 10.00 a 18.00h.
  1. Come queso Majorero. ¿Nunca has oído hablar del famoso queso de Fuerteventura? Este queso de cabra es el tesoro culinario por excelencia. En los áridos parajes de Fuerteventura pastan las cabras con cuya leche se fabrica el afamado queso. Muy arraigado a las costumbres gastronómicas de los isleños, el queso majorero es un motivo de orgullo para todos ellos. En 1999 el producto recibía el sello de calidad que supone la Denominación de Origen y a partir de entonces, su fama y su consumo no han hecho más que aumentar. Con una caña en una terraza o una copa de vino, el queso Majorero es una delicia que no debes perderte. Además, puedes degustarlo en los municipios  de Antigua, Betancuria, La Oliva, Pájara, Puerto del Rosario y Tuineje. Si tienes tiempo y un medio de transporte, recorrer estas localidades y comparar las diferentes versiones del mismo manjar será un plan divertido.
  1. Un paseo en barco hasta la Isla de Lobos. Este pequeño islotIsla de Lobos, Furteventurae de 4,5 kilómetros cuadrados no tiene ni una carretera. Considerado un Parque Natural en su totalidad, el Islote de Lobos propone un plan de reconfortante tranquilidad. El paisaje volcánico y las paradisíacas aguas cristalinas son un escenario maravilloso que emerge a tan sólo 15 minutos en barco del norte de Fuerteventura. Si para disfrutar necesitas más actividad que tumbarte al sol y disfrutar de la tranquilidad, en islote de Lobos encontrarás opciones de Snorkel y senderismo. No te pierdas el pescado que se sirve en el caserío del Puertito de Lobos.

Isla de Lobos, Fuerteventura

  1. Cofete, cofete y cofete.  Naturaleza salvaje, playa virgen, oleaje Cofete Fuerteventuray arena clara abrigada por el mazizo montañoso de Jandía, las más altas montañasde Fuerteventura. Cofete te propone un agradable paseo de 12 kilómetros a orillas de un atlántico bravo y salvaje. Un enclave maravilloso y virgen, donde perderse, para volver a encontrarse.
  2. Sube la montaña de Tindaya. También es conocida por ser la montaña de “las Brujas” al ser considerada lugar sagrado para la población aborigen de la isla, que se revela en forma de grabados rupestres en su cima. Tiene forma de pirámide debido a la erosión del volcán que la constituía. Si el día es lo suficientemente claro, desde su cima a 400 metros de altura se pueden ver los puntos más altos de las Islas Canarias cercanas como Gran Canaria o Tenerife.

¿A qué esperas? Reserva tus vuelos a Fuerteventura y déjate conquistar por la isla más salvaje de las Islas Canarias.