¿Qué ver en Holanda? (II) Ámsterdam y La Haya

Paisajes increíbles, una deliciosa gastronomía, o la gran variedad de opciones culturales son las características que harán de Holanda el destino perfecto para tu próxima escapada. Sobra comentar la amabilidad de su gente abierta, que harán que, turista en país vecino, te sientas como en casa.

Hay vida después de Ámsterdam, pero también hay Ámsterdam, y te recomendamos que no dejes el país sin haber vivido su capital. Si tu plan es visitar Holanda en una escapada de cuatro o cinco días, te proponemos dos ciudades maravillosas, con muchas opciones con las que deleitarte y mucha historia a sus espaldas. Estas ciudades son a la vez diferentes y parecidas, que se complementan a la perfección. Damas y caballeros: Ámsterdam y La Haya.

¿Te apetecen? Si la respuesta es sí, sigue leyendo, si la respuesta es no, ¡sigue leyendo y cambiarás de opinión!

Ámsterdam y La Haya son dos ciudades holandesas idóneas para conocer en el mismo viaje. El primero de los motivos es la facilidad para desplazarte de una a otra, a sólo 50 minutos de distancia. Además, las ciudades comparten historia y pasado, y han sido dos centros neurálgicos imprescindibles en la historia holandesa. Ambas ciudades han crecido en sentidos distintos, una convirtiéndose en la hermana tranquila y la otra en la hermana más activa.

Entre sus puntos en común destaca el hecho de que ambas ciudades han sido los centros más icónicos de la Edad de Oro holandesa, allí donde se hablaba de arte y la vida se revestía de lujo. El glamour del pasado ha perdurado hasta hoy y por ello, ambas ciudades siguen siendo un ejemplo de ello por su variedad de tiendas y boutiques con las que satisfacer a todo tipo de consumidores o por el estatus que otorgan las instituciones en el caso de La Haya.

Hay otro inesperado punto en común entre ambas ciudades: ¡la playa! Sí, puedes disfrutar del encanto de una orilla junto al mar en Holanda. Precisamente, una visita a su costa te ayudará a escapar de sus edificios y relajarte conociendo el lado desconocido de Holanda.

¿Qué ver y hacer en Ámsterdam?

No es fácil conocer todos los secretos de Ámsterdam, porque esta archiconocida capital amsterdam-3cuenta con una imagen de canales, tulipanes y bicicletas muy arraigada en nuestra mente. Pero Ámsterdam es mucho más que una escapada de fin de semana ¿te atreves a conocerla por completo?

 

Un buen comienzo para empaparse de su vida cultural es la visita a los populares museos Reijksmuseum y de Van Gogh. Visitándolos disfrutarás en directo de obras como La ronda de noche de Rembrandt, Los girasoles o Los comedores de patatas de Van Gogh. Si no sabes cuándo es un buen momento para conocerlos, cada año en noviembre se celebra la Noche de los Museos en la que ofrecen actividades y eventos exclusivos.

Un poco más tarde arrancan los mercadillos de Navidad y con ellos las principales plazas y puntos neurálgicos de la ciudad se llenan de luz. Podrás encontrar los más característicos en Leidseplein y Koningsplein Westergasfabriek. En el caso de la plaza Leidesplein, al igual que en la Museumplein, se instala una encantadora pista de patinaje.

plaza

Para la vida noctura en Ámsterdam puedes tomar de referencia el House of Bols. Esta destilería es la más antigua del mundo (1575) pero no fue hasta un siglo más tarde cuando se convirtió en un emblema. No sólo comercializa la jenever, ginebra holandesa, sino que permite saborear más de 35 licores diferentes. Una experiencia imprescindible.

Si el cóctel en el House of Bols te sabe a poco, puedes completar la experiencia en la fábrica Heineken Experience. Allí conocerás a través de una visita guiada cómo se desarrolló la compañía, el proceso de elaboración de su cerveza a partir de ingredientes naturales, y por supuesto, degustarla.

Si eres un viajero aventurero, entonces no puedes perderte la visita al A’DAM Lookout. La que fuera sede de Shell es ahora una torre mirador desde la que no sólo se puede disfrutar de una vista increíble sino también de comida y bebida. Además, su rapidísimo ascensor te permite acceder al columpio más alto de Europa y balancearte sobre el borde, eso sí con total seguridad.

Durante tu estancia en Ámsterdam puedes aprovechar para visitar algunos de sus principales mercados. En ellos encontrarás más que souvenirs, pequeños tesoros. Además del mercado de las flores flotante junto al canal o el mercado de Waterloo, es especialmente conocido el de Albert Cuyp. Se trata del mayor mercado al aire libre de Europa y cuenta con puestos de todo tipo de artículos. Podrás encontrarlo todos los días de la semana excepto los domingos.

Para finalizar el recorrido por Ámsterdam nada mejor que un paseo por sus barrios. Uno de los más populares es Jordaan. En él se esconden pequeñas tiendas, modernos restaurantes, y cafeterías tradicionales. También la Casa de Ana Frank y tiene lugar el mercado Noordermarkt.

ams

¿Qué ver y hacer en La Haya?

Si tienes alma instagrammer entonces te recomendamos que hagas una visita a la noria situada en el muelle de Scheveningen, el barrio costero de La Haya. Desde allí no sólo
tendrás vistas de la playa sino que te proporciona 20 noriaminutos de visión sobre el Mar del Norte. También se puede disfrutar de la noria con una experiencia gastronómica o unaromántica botella de champán. La noria de Scheveningen es además la primera noria gigante sobre el mar de toda Europa.

La Haya es el hogar de una de las más importantes obras pictóricas pinturas del mundo. Se trata del Panorama Mesdag, la mayor pintura circular del continente. Esta visión de 14 metros de altura y 120 metros de circunferencia nos trasladará al Scheveningen de 1880, rodeados de barcos pesqueros, marineros faenando, sol y playa. Si prestamos atención distinguiremos también a la esposa de Willem Mesdag, el autor, pintando en la playa.

Y si hay un museo que no te puedes perder es la Real Pinacoteca Mauritshuis. Situado en el centro de La Haya, este edificio del siglo SVII fue en su día residencia y hotel de las clases altas.  En la actualidad cuenta con una colección de alrededor de 800 piezas de distintos artistas. El edificio desde el exterior es ya una obra de arte en sí mismo que le ha valido el apodo de “el joyero”.

En su interior, algunas de sus obras más conocidas son La joven de la perla de Vermeer, La lección de anatomía del doctor Nicolaes Tulp de Rembrandt y El jilguero de Fabritius. También cuenta con piezas destacadas de Frans Hals o Rubens.

El pasado 2014 finalizó la renovación de la Real Pinacoteca Mauritshuis y de esta forma, ha doblado su superficie con un nuevo edificio que se une al inicial mediante un pasaje subterráneo.

lahaya