¡Celebra el #DiaMundialdelaTapa construyendo tu propia Gilda!

¿No lo sabías? El 15 de junio es el Día Mundial de la Tapa y lo celebramos a bordo junto con Saborea España. Pero no queremos que la celebración se quede en el vuelo sino que te invitamos a que tú también te conviertas en un chef más construyendo tu propia Gilda. ¿Quieres saberlo todo sobre esta clásica tapa? Sigue leyendo…

La Gilda, una tapa de cine
La Gilda es una tapa que aparece en los años 40 en San Sebastián, y, más concretamente, en Casa Vallés, el local que el navarro Blas Vallés regentaba en la calle Reyes Católicos. Cuenta la leyenda, que fue uno de los clientes del local, Joaquín Aramburu, quien comenzó a innovar con los aperitivos que Vallés ofrecía con sus vinos (aceitunas, guindillas verdes, piparras, anchoas…) colocándolos en un mismo palillo y bautizando a la banderilla resultante con su actual nombre ¿y por qué Gilda? Pues por ser “verde, salada y un poco picante” como Rita Hayworth, la protagonista de la película Gilda, de Charles Vidor, estrenada en 1946.
Dicen los entendidos, que una buena Gilda es aquella que contempla una piparra no muy grande y con un puntito de vinagre, una anchoa fina y sin barbas y una aceituna del tipo “Manzanilla” sin hueso.

Para degustar esta tapa existen diferentes opciones, se dice que la más recomendable es hacerlo de un solo bocado, para disfrutar de la combinación de todos sus aromas y sabores.
Desde que se ideó, en los años 40, la Gilda apenas ha sufrido variaciones, pero su fama ha traspasado fronteras hasta convertirse en todo un icono de toda la geografía peninsular.