Parque Nacional de la Caldera de Taburiente en La Palma

Además de los rincones de Santa Cruz o San Andrés, la Isla de La Palma esconde multitud de sorpresas, entre las que destaca el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. Es uno de los 15 Parques Naturales del país y de los más singulares por sus características. Fue declarado como Parque Nacional en 1954 y ocupa una superficie de 4.690 hectáreas. Está situado en el centro de la isla y cuenta con tres acceso principales: El Paso, Llanos de Aridane y Santa Cruz de La Palma.

El origen del parque es el de una caldera volcánica formada hace dos millones de años, es decir, el antiguo volcán de Taburiente que se fue extendiendo en superficie afectado por las erupciones y los accidentes fluviales de la isla. De ahí que la depresión de la caldera alcance alturas desde los 600 a 900 metros sobre el nivel del mar. Para entender la magnitud de esta caldera, basta con apuntar que alcanza los 7 kilómetros de eje máximo.

Precisamente el agua es uno de los protagonistas de este parque creando bellísimos paisajes en sus riachuelos o cascadas, como el Salto de la Desfondada con una caída de unos 150 metros. La pequeña playa del Puerto de Tazacorte es también de origen fluvial. Mientras tanto, el Barranco de Rivaceras se caracteriza por las aguas ferruginosas, que forman contrastes de color irrepetibles e impregnan la piel con olor a óxido después de caminar descalzos por sus aguas.

El Parque de reúne también las principales cimas de la isla como El Roque de los Muchachos (2.426 metros de altitud y su popular Observatorio), el Pico de la Cruz (2.351 metros) o Piedra Llana (2.321 metros). La Caldera se abre al mar por el suroeste a través del Barranco de las Angustias y contiene también el Pico Bejenado y parte del Valle del Riachuelo.

Más información sobre el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente aquí. (Imágenes: Ángel Palomares Martínez)

HAZ CLIC PARA RESERVAR TU VUELO A SANTA CRUZ DE LA PALMA