La fiesta del Arthur’s Day en Dublín

La noche del 26 de septiembre se celebra el Arthur’s Day, una fiesta en honor a Arthur Guinness, el fundador de la popular fábrica de cerveza en 1759. Aunque se celebra en distintos puntos del planeta, el epicentro de la fiesta está en Dublín, cuya fábrica Guinness se ha convertido en una de las atracciones turísticas más importantes de la ciudad. Así que, a las 17:59, en honor al año de fundación de la fábrica, los amantes de la cerveza están invitados a levantar su pinta para brindar: To Arthur!

La celebración tendrá lugar en los pubs de la ciudad donde actuarán casi por sorpresa artistas muy conocidos. Además, también se extiende a localidades como Belfast, Limerick o Cork. Entre los grupos musicales confirmados para la edición de este año se encuentran The Script, Manic Street Preachers o Emili Sande. Puedes ver todo el cartel de actividades pinchando aquí.

La Guinness Storehouse

 Guinness Storehouse Si el 26 de septiembre no puedes unirte para recordar a Arthur Guinness, no olvides que la mejor forma para hacerlo es visitando la Guinness Storehouse, el almacén que hasta 1988 se usó para la fermentación de la cerveza y que con el cambio de siglo abrió sus puertas como exposición.

La entrada al recorrido de la fábrica es una declaración de intenciones: la pinta más grande del mundo. Este vestíbulo que se levanta cruzando las siete plantas del centro, requeriría 14,3 millones de pintas para llenarse. En el atrium también puede verse el primer contrato de arrendamiento de la fábrica con Arthur Guinness por un plazo de 9.000 años.

Los ingredientes y el proceso de fabricación son el pilar esencial de la visita. El molino, tostadero, alambique y barriles gigantes son autores de un proceso que combina tradición y e innovación cervecera. Una vez producida, la cerveza se transportaba en toneles hasta su destino a través de barcos, carros, trenes, barcazas y caballos. Más de 150 países disfrutan en la actualidad de Guinness.

Guinness Dublin

Después de un recorrido por la imagen de la cerveza y sus campañas publicitarias más populares, tendremos la oportunidad de tirar nuestra propia pinta y recibir un diploma que nos acredite como diestros en este arte.

La visita se completa en la última planta, la azotea, donde se sitúa el llamado Gravity Bar. Desde allí se puede divisar toda la ciudad con una pinta de cerveza en la mano. Si no puedes esperar a disfrutar de la vista, la web de Guinness ofrece una webcam en directo. Imperdible.

CONSULTA VUELOS A DUBLÍN DESDE 52€/TRAYECTO