La Ría y los rincones naturales de Vigo

La ría de Vigo es el mayor tesoro de la ciudad. Su origen, su motor, su pasado y futuro. De todas las rías gallegas, es la que está más al sur de las Rías Baixas y se adentra en la tierra para mezclarse con el agua del río, mientras las laderas del valle costero se elevan formando montañas al borde de la costa, dibujando miles de formas… La ría de Vigo está protegida por las Islas Cíes, un parque natural en medio del Atlántico y puerta de acceso a la ría de Vigo desde mar abierto.

Ése es su paraíso natural: el mar de Vigo, con sus aguas calmas y riqueza marina. En la ría flotan alineadas las tradicionales bateas, en las que se cría el auténtico mejillón de la ría de Vigo, y se dibujan las siluetas de los más grandes trasatlánticos del mundo. Porque, además de bella, la ría de Vigo es la de mayor calado de Galicia, lo que la ha convertido en uno de los principales puertos de Europa y en capital de la pesca.

Ría Vigo

Además, Vigo es recomendable para practicar el turismo activo. Que no te engañe su perfil industrial, el entorno natural de Vigo es único, incomparable. El cinturón de parques forestales que rodean la ciudad, la hacen ideal para la práctica de senderismo y las rutas en bici. Te quedarás asombrado por las vistas de la ría de Vigo desde los puntos más altos de nuestros montes.

vigo ria de vigo

Y si dispones de poco tiempo, siempre puedes realizar rutas por parques urbanos que te sumergen en plena naturaleza sin salir del centro de la ciudad, como el Monte de O Castro, Monte de A Guía, o el Parque de Castrelos, etc.

Para un viaje a Vigo con amigos, la propuesta cambia: podéis animaros a recorrer una de las grandes sendas de Vigo, solo aptas para caminantes avezados. Puedes verlas en la página de Turismo de Vigo. Si lo que te gusta es caminar junto al mar, tienes rutas por la costa de Vigo, como la Senda Azul que incluye Mar y río.

OFERTAS DE VUELOS A VIGO