Düsseldorf en una hora

Si tienes poco tiempo y quieres sacar mucho partido a tu destino, Düsseldorf es la ciudad perfecta. Es la ciudad de los trayectos cortos. Por ejemplo, del aeropuerto al recinto ferial, al estadio Esprit o al pabellón ISS Dome son diez minutos. Desde el recinto ferial al centro urbano apenas quince minutos. Pero lo más importante, vamos a recorrer las principales atracciones de su casco urbano en una hora. Para llegar hasta allí, ponemos a tu disposición distintos vuelos desde Madrid.

El recorrido empieza en la popular calle de Königsalee, frente a la galería Kö y sus tiendas. Caminando por el bulevar dirígete al final del canal, a la altura de Schadowstraße, donde podrás ver la fuente de los Tritones y emblema de la Kö. Allí puedes disfrutar de una buena vista del canal. De camino al casco antiguo (Altstadt) pasaremos por la Avenida Heinrich-Heine-Allee y a la izquierda, el primer rascacielos de oficinas de Alemania, la casa Wilhem-Marx. De él destaca el Stadtbrückchen, el patio interior característico por sus cafeterías.

c20a230ce1

Sigue por la calle Flinger hasta la calle Bolker donde se encuentra la casa de Heinrich Heine y enfrente la iglesia de Neander. A distintas horas del día se recomienda escuchar el carrillón de la callejuela Schneider-Wibbel-Gasse (a las 11:00, 13:00, 15:00, 18:00 y 21:00).

scheneider

En la Burgplatz reside el corazón de la ciudad. Aquí desemboca en el Rin el riachuelo Düssel, que da nombre a la ciudad. Junto al puente, el monumento a la sublevación que representa los más de 700 años de historia. La plaza está dominada por la Schlossturm, torre del castillo y actual museo naval. Son además los restos del castillo del príncipe elector del siglo XIII, destruido por un incendio en 1872. En el Rin, podemos ver río arriba el MedienHafen y su riqueza arquitectónica. Al frente, saludan las fachadas modernistas del barrio Oberkassel. Caminaremos dejando atrás el Rin por la Schulstraße.

rin2

Nos dirigiremos a la Citadellstraße, una joya arquitectónica de Düsseldorf por su palacio de los siglos XVIII y XIX. Entre Bäckerstraße y Berger Allee se encuentra el museo de la ciudad donde conoceremos más sobre la historia local. Merece una recomendación su jardín. Atravesando las calles Bäckerstraße, Orangeriestraße y Benrather Straße llegaremos hasta la plaza Carslplatz donde un mercado se celebra de lunes a sábado. Para cerrar la visita, camina hasta la calle Bilker Straße visitando el Instituto Heinrich Heine y la calle Bastionstraße posteriormente, perfecta para amantes de las antigüedades. El recorrido termina de nuevo en el Kö y la visita a los almacenes Stilwerk.

burgplatz