Lyon, la ciudad de la Luz

Lyon

Muchas ciudades del mundo se dejan intimidar por París, icono del glamour y el amour, el primer destino turístico del planeta. La Torre Eiffel, Montmartre o la Ópera son emblemas asentados para siempre en nuestro imaginario colectivo. Una apuesta segura y casi obligatoria a la hora de decidir qué ciudad visitar si aún no hemos estado. Sin embargo, Francia tiene ases guardados en la manga, secretos a voces salpicados por toda su geografía.

Francia tiene buen queso, buen vino y buen gusto. Además, Francia tiene primaveras floridas y ciudades a las que los días largos y la inyección de luz solar les sienta de maravilla. Francia tiene Lyon. La ciudad de la luz.

Lyon es una sorpresa que propone a aquellos que deciden visitarla una versión a medida. Las múltiples opciones que sugiere esta ciudad erguida entre dos ríos, hacen de ella un destino sugerente para públicos de todo tipo.

Capital de la Galia en tiempos de romanos y de la seda durante el siglo XIX. Escenario de las primeras producciones de los hermanos Lumière, todavía conserva la categoría de cuna del cine. Bastión de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial, su historia se compone como un collage armónico en el que también hay hueco para la vanguardia en materia de música electrónica. La noche lionesa debe su atractivo a ser la segunda ciudad universitaria de Francia, con más de 120.000 estudiantes y cientos de bares y clubes que saben cómo responder a todas las demandas.

Lyon, ciudad mosaicoLas huellas que el tiempo ha dejado en las calles de Lyon (desde grandes avenidas hasta estrechas callejuelas de piedra), se suceden de manera pacífica y colorida. Lyon nos ofrece un paseo por los distintos momentos históricos que dejaron su estela en la ciudad. Podríamos comenzar la ruta en la zona moderna, donde el arquitecto Tony Garnier convirtió las instalaciones de un matadero del 1908 en una sala de conciertos. Cruzando ambos ríos, Ródano y Saona, llegamos a Vieux Lyon y nos transportamos a la Edad Media. La arquitectura gótica francesa de esta época se combina con construcciones renacentistas posteriores, de inspiración italiana. En este barrio se encuentra uno de los secretos de Lyon, los traboules. Una especie de pasadizos que en su momento sirvieron a los productores de seda para transportar el delicado material protegido de las inclemencias del tiempo. A partir de entonces, el misterio y el secretismo han sido los principales pasajeros de estos túneles urbanos que atraviesan edificios en penumbra.

Si subimos las empinadas cuestas de Vieux Lyon no solo disfrutaremos de increíbles vistas panorámicas sobre la ciudad, sino que también encontraremos los yacimientos que constatan el esplendoroso pasado de la ciudad francesa en tiempo de romanos. Bienvenidos al anfiteatro de Trois Gaules. Estas ruinas romanas datan aproximadamente del año 19 a.C y son la tesela que la capital de las tres Galias aporta al mosaico que compone el Lyon de hoy en día.

La cima está presidida por la basílica de Notre-Dame de Fourvière, una construcción dominante que se impone como la guardiana de la ciudad. Desde lo alto, la ciudad se ofrece entera, con sus pliegues y vaivenes históricos. Destaca desde allí la vista de la Place Bellecourt, con la atracción añadida de una noria para turistas y enamorados locales.

A partir del próximo 29 de Marzo Iberia Express pone a tu disposición la nueva ruta Madrid – Lyon que se llevará volando todas tus excusas.  Desde esta primavera la ciudad de la luz más cerca de tí que nunca.

O N L Y   L Y O N 

Le bouchon Lyonnais  Ensalada Lionesa

Los restaurantes típicos de Lyon son acogedores, pequeños y familiares. Entre los platos autóctonos, rescatamos las salchichas en salsa de vino y la ensalada lionesa: bacon, huevo escalfado, lechuga, picatostes y por supuesto, mostaza.

Lyon la nuit

El encanto indudable de un barco zarpado a orillas del Ródano esconde una verdadera fiesta nocturna con música electrónica. Para los que quieran experimentar la noche de Lyon, la recomendación es un paseo a orillas del río. Allí los más marchosos encontrarán multitud de barcos habilitados para amanecer bailando sobre el Ródano.

Fête des Lumières

Es otro de los reclamos turísticos de Lyon. En torno al 8 de diciembre, la ciudad se viste durante cuatro días con el traje de luces. Espectáculos visuales que transforman las fachadas de los principales edificios de la ciudad. Además: conciertos variados, vin chaud, y mucha, mucha gente.

Tête d’Or

El pulmón de la ciudad. Un parque de más de 100 hectáreas con lago y zoológico incluido. Completamente gratis, lioneses y turistas pueden disfrutar de un agradable paseo por los jardines donde podrán encontrar desde jirafas hasta flamencos, pasando por extrañas especies de árboles como el robusto cedro del Líbano.