Oslo en 5 curiosidades

Oslo es considerada la capital nórdica del arte y la cultura. Un amplísimo abanico de opciones que hacen de la ciudad, un destino más que apetecible para los amantes de la cultura. Además, si  no eres muy de museos, Oslo permite disfrutar de su arte mientras se pasea por sus calles, contemplando la arquitectura heterogénea en la que conviven armónicamente edificios antiguos con otros mucho más innovadores y contemporáneos.

puerto en oslo1. Una ciudad de mantequilla y flores.

Oslo está repleta de puestos callejeros que te ofrecen deliciosos gofres bañados en mantequilla, cuyo olor impregna las calles de la capital noruega. Además, la ciudad está colmada de puestos de flores. Los paseos por la ciudad se vuelven una agradable caminata entre micro jardines.

2. Nobel de la Paz a Oslo

El premio Nobel de la Paz es el único que se entrega en la ciudad de Oslo. El resto ayuntamiento de Oslode ellos son entregados en una ceremonia que tiene lugar en Estocolmo, sin embargo,
han reservado este especial galardón para que sea entregado en Ayuntamiento de Oslo.  Aunque no se conoce el motivo de esta decisión, así lo estableció Alfred Nobel en su testamento, redactado en 1885.

3. Fría y cara, pero muy agradable. 

Eso sí, bonita y elegante en las mismas proporciones. La ciudad está considerada una de las mas caras del mundo, alcanzando el segundo puesto en el ranking del top 10 ciudades más caras del mundo en 2010. Sin embargo, en el último ranking publicado por The Wall Street Journal la ciudad ha bajado hasta el cuarto puesto. Respeto, tranquilidad y buenas caras. Limpia, abierta, cosmopolita.

4. Una ciudad para niños

Una capital preparada para que los más pequeños la disfruten. Zonas infantiles, parques habilitados y equipados para que los más pequeños también se queden con ganas de volver a la agradable ciudad. Noruega lidera el ranking mundial en presupuestos dedicados a la educación.

5. Una fusión entre ayer y hoy

Oslo es la combinación más armónica entre antiguo y moderno. La arquitectura escandinava se caracteriza por su funcionalidad y practicismo. En la capital convive un impresionante casco antiguo que mantiene la esencia del pasado, cuando arquitectura y arte ya eran pilares fundamentales en la construcción de la ciudad. Tanto es así que actualmente cuenta con un amplio número de monumentos que hacen honor a su pasado glorioso, no te pierdas el Castillo Akershus, una forteza que se ha convertido en el símbolo de la zona. Erigida al lado del famoso fiordo allá por el siglo XIII, posteriormente se rehabilitaría convirtiéndose en el palacio renacentista que hoy es.

Lo curioso de Oslo es cómo ha sabido conjugar la herencia de su pasado con sus atributos de ciudad moderna y cosmopolita. En la ciudad existen edificios más modernos y rompedores como la Ópera de Oslo. Inspirado en un témpano emergiendo del mar, está completamente revestida de mármol blanco de Carrara y cristal.

Opera de Oslo

¡Reserva tus vuelos a la capital de moda y disfruta del Oslo más veraniego!