Copenhague y el mercadillo de Navidad en Tivoli

¿Buscas magia para este puente de diciembre? Copenhague es la ciudad perfecta para contagiarse de espíritu navideño. Escápate de la rutina diaria y vete el puente de diciembre a la capital danesa Copenhague. Los mercadillos daneses estarán abiertos desde mediados de noviembre hasta el día 31 de diciembre.

Te presentamos un ranking de mercadillos de Navidad en una de las ciudades europeas con más magia.

  • Mercadillo navideño en Nyhavn. Un mercadillo de ensueño en el puerto danés más antiguo donde puedes probar platos de comida local y escuchar música tradicional de Navidad. El mercadillo de Nyhavn estará abierto hasta el 23 de diciembre de 11 de la mañana a 7 de la tarde.
  • Mercadillo en el parque de atracciones Tivoli. Sin dudas es el mercadillo número 1 en Copenhague. El parque de atracciones más bonito del mundo se convierte en un pueblo en miniatura que respira con espíritu navideño. Cerca de la entrada al parque te recibirá Papá Noel con regalos para todos. El lago de Tivoli se convierte en una pista de hielo para patinar. Millones de luces, nieve y villancicos… esto y mucho más te esperará en Tivoli durante estas navidades. El espectáculo de luces es el fruto de trabajo del famosos diseñador de la marca de joyas Tiffany and Co, John Loring. Los espectáculos de los fuegos artificiales los podrás disfrutar de 25 a 27 de diciembre y de 31 de diciembre a 3 de enero.
  • Mercadillo en el barrio de Christiania. El barrio más moderno y “hippie” de Copenhague presenta un mercadillo de Navidad poco tradicional: la feria Yuletide que se parece a un bazar oriental. Es el sitio perfect para los amantes de antigüedades y cosas hechas a mano: joyas, espejos, portavelas de metal y artículos de piel.
  • Mercadillo de Hans Christian Andersen en Odense donde se borra la frontera entre el cuento y la realidad. Todos los personajes de los cuentos de este gran escritor participan en la feria navideña. El mercadillo estará abierto solo hasta el 11 de diciembre, de 10 a 17 de la tarde.
  • Mercadillo en el castillo Kronborg. Si celebramos la Navidad, ¿por qué no hacerlo al grande en uno de los castillos más antiguos de Dimanarca Kronborg? La sala de baile real y los jardines renacentistas del castillo respiran auténtico espíritu navideño.

¿Y para comer…?

Si viajas en navidades a Dinamarca, tendrás oferta gastronómica de sobra. Destacan las cartas de cervezas con sabores especiales de Navidad y no te puedes perder las galletas de mantequilla y jengibre. Dando los paseos por los mercadillos de Copenhague, caliéntate con el gluvine de canela y cardamomo y un bocadillo rico de salmón ahumado con pan de centeno.

¡Nos vamos para el puente de diciembre a Copenhague para empezar a creer en los milagros!