La magia del mercadillo de Navidad en Stuttgart

Posiblemente el mercadillo de Stuttgart es el mercadillo navideño más viejo del mundo. Empieza su historia en 1692 y sabe ofrecer a sus visitantes la mejor experiencia para sumergirse en la auténtica fiesta medieval de la Navidad.

El evento más esperado del año tendrá lugar de 23 de noviembre hasta el 23 de diciembre  en el pleno corazón de Stuttgart en Schlossplatz, Karlsplatz y Marktplaz.

Además, no pierdas la posibilidad de ver el mercadillo en el Castillo Viejo (Old Castle) de estilo renacentista que se celebra los  jueves, sábado y domingo durante los meses de noviembre y diciembre. En la plaza frente al castillo se organizan conciertos y festivales de la música navideña.

El mercadillo principal en Schlossplatz y Karlsplatz durante todo el mes de diciembre ofrece conciertos con más de 60 grupos musicales.  En el centro del mercadillo se ubica el belén más grande de Alemania.

No hay nada mejor para los niños que un fin de semana en el mercadillo de Stuttgart. Es uno de los únicos mercadillos que organiza el parque Fairyland  y en la plaza principal se instalan dos norias navideñas desde donde podrás disfrutar de las vistas panorámicas de Stuttgart navideño.

El mercadillo navideño de Stuttgart además tiene servicio de alquiler de carrozas. No hay nada mejor que dar un paseo romántico en carroza contemplando la decoración y luces de la ciudad navideña.

Por supuesto  no hay Navidad sin los conciertos de la música navideña. En el mercadillo de Stuttgart cada día a las 13.15 del 30 de noviembre al 22 de diciembre se organizan los conciertos de la música de órgano que nos harán sentir el  auténtico espíritu navideño. El precio de la entrada es solo 3 euros.

Productos gastronómicos para probar en Stuttgart

Si viajas a Stuttgart estas navidades, debes estar preparado a las temperaturas bajas y abrigarte bien. Aunque en Alemania saben cómo calentarse dando paseos por los mercadillos navideños. De beber, debes probar el ron caliente y la sidra de manzana caliente que está hecha a base del vino blanco seco, sidra de manzana, cardamomo, miel y clavo. En cada rincón de la ciudad se vende el Punch de Navidad. Esta bebida está hecha según la receta tradicional alemana e incluye té negro, vino tinto y ron negro.

De dulce, los mercadillos en Stuttgart nos proponen típicas galletas de jengibre y las  frutas frescas bañadas en chocolate.

Este invierno hacemos las maletas y nos vamos a mercadillo de Navidad en Stuttgart