Asturias y sus 8 rincones secretos

Asturias es verde y azul. Naturaleza y mar. La tierra de la que nunca te querrás marchar y a la que siempre querrás volver. El paraíso natural por excelencia que todo el mundo recomienda. Y es que Asturias siempre es una buena idea para una escapada o para una estancia más larga, porque siempre tiene algo que enseñarte. Pero no todo es Covadonga, Oviedo o Gijón. ¿Creías que lo sabías todo sobre la patria querida? ¡Sigue leyendo y te sorprenderás!

1. Tazones

Tazones es un pequeño pueblo de 300 habitantes a orillas del mar, un rinconcito cerca de Villaviciosa que huele a sidra, a pescado y a mucho encanto. Tenía fama de puerto ballenero, una fama olvidada con el paso del tiempo. Pero lo que no se olvida es que, según cuentan, aquí desembarcó el que sería el emperador Carlos V el 19 de septiembre de 1517. Tenía pensado desembarcar en Santander y empezar ahí el camino hacia su corona, pero el temporal le obligó a pisar tierra firme en este pueblecito que recordaría el acontecimiento para siempre.

2. La Cuevona de Cuevas del agua

¿Imaginas un pueblo al que solo puedas acceder atravesando una cueva? La Cuevona de Cuevas del Agua es una cavidad natural por la que tendrás que pasar si quieres ir a Cuevas del Agua, el pueblo que te espera al otro lado. Para ello, tendrás que recorrer 300 metros de estalactitas y estalagmitas de una belleza espectacular. Por cierto, si ves murciélagos o ranas no te asustes, ¡estás en su casa!

3. Cuevas del Mar

Y hablando de cuevas, una de las playas más bonitas del norte de España está en Llanes y se llama Cuevas del Mar por el paisaje que nos regala, formado así por la desembocadura del río Nueva y por el oleaje en las paredes de los acantilados que la rodean. Aquí tendrás todos los servicios que necesitas (aparcamiento, duchas, chiringuito, papeleras…), pero tendrás que tener especial cuidado en no dañar el entorno, ya que la playa está integrada en el Paisaje Protegido de la Cosa Oriental de Asturias.

4.  La Senda del Oso

Siguiendo la vía de un antiguo ferrocarril minero, esta ruta de 22 km que transcurre sobre asfalto es ideal para amantes del senderismo, de la bici y de la naturaleza. EL ferrocarril dejó de funcionar a mediados del s. XX, y fue a mediados de los 90 cuando se decidió convertir la vía en una de las rutas verdes más espectaculares de España. La dificultad es muy baja, el camino está muy bien señalizado y hay vallas de madera protegiendo la zona, por lo que es un camino apto para todas las edades.

5. Cangas de Onís

Si aún no has visitado este pequeño pueblo de los Picos de Europa, seguro que lo habrás visto en tus libros de texto del colegio. Y es que este puente romano fue construido en el año 1.300 y sobre él está colgado el símbolo de Asturias: la Cruz de la Victoria. Pero el mérito no solo lo tiene el puente, pronto te darás cuenta de la gran belleza y singularidad de la zona. Sin duda, un espacio mágico entre montañas que tienes que conocer.

6. Cudillero

Cudillero es un pintoresco pueblo marinero diferente a todo lo que has visto antes, escondido entre el mar y la tierra y con escenarios que lo hacen único: valles, ríos, acantilados, playas y cascadas. Su ambiente pesquero y su gastronomía te cautivarán aún si el magnífico paisaje no lo consigue. ¿Sabías que además tienen su propia lengua? ¡El Pixueto!

7. Mirador del Fito

Si lo que buscas es disfrutar de las mejores vistas de la naturaleza asturiana, este es tu sitio. En el pueblo de Arriondas se encuentra este mirador de 360 grados inaugurado hace 90 años, con una forma que recuerda a un OVNI pequeño pero bautizado cariñosamente con el nombre de cazu. ¡Te quedarás hipnotizado ante tanta belleza!

8. Espinaréu

Espinaréu es un pequeño pueblecito de 75 habitantes, conocido por tener la mayor colección de hórreos de Asturias, las antiguas “neveras” construidas en madera o piedra que servían para conservar los alimentos alejados de la humedad y de los animales. Algunos de los que verás aquí son tan antiguos que datan de los siglos XVI y XVII; el más famoso de todos ellos es el “Horru La Capilla”, llamado así porque era el que se utilizaba para oficiar la misa antes de construir la actual iglesia. Si disfrutas trasladándote a otras épocas para admirar sus costumbres, este sitio te encantará.

Y es que, como dice la canción, “¡quién estuviera en Asturias, en todas las ocasiones!”

¡Descubre Asturias con Iberia Express!