5 Razones para enamorarte de Cerdeña

Cerdeña está de moda, ¡pero cómo no iba a estarlo! Es una isla, italiana, en el Mediterráneo, con aguas turquesas y transparentes, con un clima envidiable y además, con unos habitantes muy simpáticos. Pero cuidado con los sardos, lograrán que te sientas tan a gusto en la isla que no querrás volver nunca.

Pero no son las únicas razones. Estás a un paso de enamorarte de una isla que te atrapará casi sin darte cuenta. ¡Sigue leyendo!

1. Sus playas

Ya te hablamos de las playas de Cerdeña, pero volvemos a insistirte por si te habías olvidado de lo bellas y variadas que son. Te recomendamos alquilar un coche para recorrer todas las que puedas, o alquilar un barco y disfrutar de las maravillosas vistas de la isla desde el mar. ¡Sus aguas son hipnóticas!


2. Su gastronomía

La gastronomía sarda es otro de sus mayores tesoros. Si eres un auténtico gourmet y amante de la comida mediterránea, este es tu destino. Verduras, quesos, embutidos de primera calidad, carne roja y blanca, las famosas parrilladas de pescado y el aceite de oliva son los mayores protagonistas. Y sí, la pasta y la pizza también.

Los malloreddus (o gnocchetti) y los culurgioni son los platos de pasta sardos más conocidos en la isla, y además están buenísimos. ¡Mira qué pinta!

Sin embargo, parte de su encanto reside en que cada zona tiene sus peculiaridades en cuanto a la manera de cocinar y presentar los platos. En el interior tendrás más variedad de carnes, quesos o vinos tintos. Y en la costa, podrás saborear los mejores pescados y vinos blancos. ¡Que aproveche!

3. Cagliari

La tranquila capital de Cerdeña es un imprescindible. Aterrizarás aquí, así que te recomendamos que te guardes, como mínimo, un día para pasear por sus calles y dejarte llevar por su ambiente moderno y lleno de historia.

Los cuatro barrios en los que se divide la ciudad son: Castello, Stampace, Marina y Villanova. Y todos ellos tienen mucho que enseñarte.

4. Alguero

Alguero es una ciudad del noroeste de Cerdeña, con unos 40.000 habitantes. La peculiaridad de este trocito de la isla es que perteneció durante siglos a la Corona de Aragón, y lo notarás enseguida. Además de que todavía se sigue hablando catalán, podrás pasear por su casco antiguo peatonal y contemplar una magnífica arquitectura de época medieval.

Desde sus murallas tendrás unas maravillosas vistas a la playa de San Giovanni, Cabo Caccia y a la isla de la Maddalenetta. ¡Quédate hasta el atardecer y saca tu cámara de fotos!

5. La Maddalena

Entre Córcega y Cerdeña está La Maddalena, siete islas y ocho islotes que no tienen nada que envidiar a las playas más hermosas del Caribe y que forman un conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Para llegar a uno de los lugares más paradisíacos de Cerdeña, tendrás que coger un ferry desde el Puerto de Palau. Una vez allí, podrás moverte en coche -puedes llevarlo en el ferry-, en transporte público, o alquilar una moto en La Maddalena. ¡No olvides darte una vuelta por el pueblo! Te encantará 🙂

¿Ya te has enamorado de Cerdeña? ¡Pues espera a disfrutarla! Reserva ya tus vuelos y piérdete por uno de los paraísos más bellos del Mediterráneo 💙