5 razones para visitar Palermo

Palermo es la capital de Sicilia, una isla que está entre los destinos turísticos más famosos de toda Italia. Una reputación más que merecida, teniendo en cuenta que combina de una forma única un clima muy agradable durante todo el año, con cantidad de planes para todos los gustos. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

1. Una cultura con mucha historia

El patrimonio cultural de la isla de Sicilia es increíble, hecho que se acentúa en su capital, Palermo. Sus calles y construcciones están cargadas de historia, con la huella del paso de varias civilizaciones marcada por toda la ciudad. Merece la pena visitar la Capilla Palatina, dentro del  Palazzo dei Normanni, una maravilla de la arquitectura árabe-normanda,  de decoración muy llamativa y unos tintes dorados impresionantes. Su majestuoso Pantocrátor, todos los mosaicos, y el diseño global del interior de esta capilla no te dejarán indiferente.

Otra visita histórica que no te puedes perder es la de la Catedral de Monreale, la iglesia normanda más espectacular del mundo. Influenciada de forma más que notable también por la cultura árabe,  lo que hace brillar a esta obra son sus increíbles mosaicos dorados que decoran el interior de la iglesia de una forma más que especial.

2. Unas playas dignas del paraíso

El sentimiento general acerca de las playas sicilianas no es demasiado bueno, pero como ocurre con todo en la vida, hay que saber mirar. Hay veces que no somos conscientes de que existen playas paradisíacas sin necesidad de cambiar  de continente. Sicilia es un buen ejemplo de ello, repleta de payas salvajes y aguas azul turquesa, también en la zona de Palermo.

A lo largo de la costa siciliana encontramos desde calas y terrazas naturales creadas por el propio agua del mar, como Scala Dei Turchi; hasta playas como la de Eraclea Minoa, con arena en forma de dunas. En Palermo tiene fama la playa de Mondello, una de las más famosas de toda la isla y Cala Gallo, una entrada de mar al borde de una zona de rocas, perfecta para disfrutar de actividades acuaticas como el esnórkel, ya que cuenta con una rica fauna marina. Playas bonitas de la capital también son las de Cefalu y Pollina.

3. Amplia gastronomía

La dieta mediterránea está presente alrededor del mundo entero, y no iba a ser menos en Sicilia. En la isla puedes gozar con gran variedad de platos de primera calidad, tanto en verduras, como en carne y pescado. Uno de los detalles  que convierten la gastronomía de Sicilia en peculiar, es que hay mucha cultura gastronómica callejera, sobre todo en Palermo.

Imposible dejar fuera de la mesa en suelo italiano manjares tan típicos como la pasta o la pizza de todas las formas y sabores. El plato más famoso de la cocina siciliana es  el Arancini di Riso, unas deliciosas bolas de arroz rellenas, aunque también son muy famosos los Cannoli sicilianos, un dulce de masa frita, relleno con una mezcla de crema de queso ricottatrocitos de chocolate o cubos de calabaza confitada. Los Cannoli se decoran con frutas confitadaspistachos picados o chocolate.

4. Naturaleza imponente

A la isla de Sicilia hay que sumarle su naturaleza volcánica a la potente influencia del mar sobre su terreno escarpado, lo que ha dado lugar a paisajes mágicos con los que disfrutar contemplando.

En suelo siciliano podemos encontrar varios parques naturales, que ofrecen un plan alternativo al mar y a la cultura de sus ciudades. El parque del Etna es un lugar único, rodeado de auténtica naturaleza mediterránea. El parque del Madonie, destaca por sus Abetos endémicos, únicos en nuestro planeta. También hay que resaltar el parque de los montes Nebrodi, y el parque y gargantas de Alcántara, una visita obligada para los amantes de la aventura, con paisajes de piedra alrededor del río, en el que se puede disfrutar también de un buen chapuzón.

5. Los Sicilianos

Sin duda la clave de éxito de todo lo que hemos destacado, es que se encuentra envuelto en un ambiente místico, generado por la gente de Sicilia. Los Sicilianos le dan a su isla un color único, con su cercanía,  amabilidad y generosidad natural. Y lo más importante, es que se preocupan por que cualquier visitante se sienta a gusto y satisfecho, tratándolo como uno más, e invitándole a formar parte de todo lo que es representativo para ellos.

¿Qué más necesitas para venir a Palermo? ¡Descúbrelo con Iberia Express!