10 Consejos para viajar a Islandia

1. Alquila un coche, furgoneta o caravana

También tienes la opción de aterrizar en Keflavik y moverte por los alrededores en transporte público. Sin embargo, ir motorizado te dará la libertad de recorrer el país a tu ritmo, algo que sin duda será parte del atractivo de tu viaje. ¡Cada rincón de Islandia es increíble!

2. …Y no olvides echar suficiente gasolina

Parece una obviedad, pero si decides recorrer Islandia por la Ring Road o Road 1 (es decir, si decides recorrer Islandia… Porque no hay otra carretera), te encontrarás tramos de 200-300 km donde solo verás a la Naturaleza en su estado más puro. Ni gasolineras, ni tiendas, ni nada que tenga que ver con la civilización. Es un lujo poder disfrutar de estas vistas… ¡Pero no te quedes tirado!

3. Dónde comer

La vida en Islandia no es barata, pero dejar que tu paladar disfrute en tus viajes también forma parte de la aventura. Merecerá la pena terminar el día de turismo y disfrutar del calor de un restaurante y de sus maravillas gastronómicas: Kjötsúpa, Plokkfiskur, trucha ártica, cordero… Además, en los cafés y gasolineras también ofrecen comida de buena calidad a precios más competitivos.

Aunque también puedes acudir a un supermercado y comprar tu propia comida vikinga. Los más económicos pertenecen a una cadena llamada Bonus (verás su cerdito rosa por todo el país), donde podrás encontrar todo tipo de alimentos islandeses y otros más internacionales. Por ejemplo, aquí encontrarás el famoso Skyr a precios muy bajos, una especie de yogur con muchas proteínas. ¡Y delicioso!

Pero decidas el plan que decidas, resérvate un día en Reikiavik para comer el perrito caliente más rico del mundo según Bill Clinton: el Bæjarins Beztu Pylsur. Está en la Calle Tryggvagata y solo cuesta 3€. ¡No te arrepentirás!

Y recuerda: ¡no hace falta que dejes propina! Los islandeses no están acostumbrados a hacerlo, así que no te mirarán mal si tú tampoco lo haces.

4. La importancia de la cinta americana

En Islandia no anochece en verano. Y además, no hay persianas. Así que si eres de los que no pueden dormir con luz, la cinta americana será un indispensable en tu maleta para poder tapar las ventanas con mantas, toallas…

Lo más probable es que no tengas este problema si decides dormir en hoteles, pero nunca está de más saberlo.

5. Cómo pagar en Islandia

Con tarjeta. No necesitarás sacar dinero, ya que todo, absolutamente todo, se paga con tarjeta: desde un café hasta el acceso a los baños públicos.

Solo te harán falta las monedas para unas pocas cosas, como por ejemplo, si decides quedarte en un camping. Por lo general, los campings en Islandia están fenomenal, tanto por la calidad como por los servicios que ofrece. Sin embargo, en algunos puedes encontrarte con la sorpresa de que necesites echar unas monedas en las duchas para poder utilizarlas.

6. Si no te gusta el tiempo… ¡Espera 5 minutos!

Esa frase la dicen mucho los islandeses, y no les falta razón. En un mismo día puedes encontrarte con lluvias, sol, vientos, nieblas e incluso nieve. Así que lo mejor, es que lleves ropa de todo tipo. ¿Lo más indispensable? Ropa térmica, un buen chubasquero y una gorra que te proteja del sol.

7. Termina el día con un baño en aguas geotermales

Los dos más famosos son los de Mýtvatn y Blue Lagoon, aunque hay varios repartidos por toda la Ring Road. ¡Y son toda una experiencia!

La geotermia es un recurso clave en Islandia, ya que todo el país se alimenta de esta energía para el agua caliente y la calefacción. Lo “malo” es que el agua caliente llega con un olor a azufre muy fuerte, y cuesta acostumbrase. ¡La parte buena es que tiene numerosos beneficios para la piel y para el pelo!

El agua fría también es de la mejor calidad, está riquísima… y es gratis. Sí, la que sale del grifo. ¡Así que llévate cantimploras y no te compres agua embotellada!

8. Qué ver

Los paisajes y fenómenos naturales de Islandia, por suerte, son gratuitos y están al alcance de todos. Hay mucho que ver, pero ahí van alguno de sus imprescindibles que no puedes perderte:

  • El Círculo Dorado: El Parque Nacional de Thingvellir, el Géiser que da nombre a todos los géiseres: Strokkur Geysir; y la Catarata Gullfoss.
  • Las cataratas de Skógafoss, Dettifoss y Goðafoss.
  • El lago de icebergs Jökulsárlón.
  • La playa de arena negra Vik.
  • El glaciar Vatnajökull, el más grande de Europa
  • El volcán y glaciar Snaefellsjökull, que según Julio Verne, desciende hasta el centro de la Tierra.

9. Cuándo viajar

Si quieres recorrer Islandia de punta a punta, la mejor época para viajar es, sin duda, el verano (más o menos, de mayo a septiembre). Por muchas razones:

  • Porque no anochece, así que puedes planificarte el día como tú quieras. Es lo que se conoce como el sol de medianoche, un fenómeno natural que permite ver el sol durante las 24 horas. Durante toda la “noche”, el sol se queda en una especie de atardecer eterno que dura hasta el amanecer… ¡Todo un espectáculo para la vista!
  • Porque todas las carreteras están abiertas, sobre todo las carreteras de montaña.
  • Porque el clima te permite disfrutar de Islandia de la manera que prefieras, sin tener que preocuparte del temporal.
  • Porque verás todos los colores de la naturaleza en su estado más intenso. No hay nada como recorrer kilómetros y kilómetros viendo glaciares, campos de lava, géiseres, cascadas, prados infinitos repletos de flores moradas, acantilados llenos de aves… ¡Un espectáculo para todos los sentidos!

10. Con quién viajar

¡Con la más puntual! ¡Reserva tu vuelo con Iberia Express desde 59€/trayecto y vive un verano inolvidable en la Tierra de hielo y fuego!