Cardiff: desconexión urbana

Bienvenidos a la ciudad que mejor combina historia con modernidad, diseños clásicos con atrevidos, la tradición con la tendencia. Un lugar con un encanto especial, sumergido en el verde de la naturaleza tan característico de las islas británicas. Agua, bosques, parques, castillos y hasta dragones. ¡Bienvenidos a Cardiff! ¡Conoce todos sus secretos!

1. La Bahía de Cardiff

Uno de sus muchos rincones emblemáticos. De esos puntos de la ciudad que a primera vista es capaz de generar interés en cualquiera. Los colores rojo, blanco y azul llaman la atención en un primer vistazo. El rojo de su Pierhead Building, y el blanco de su noria, todo al borde del azul del agua. Un buen ejemplo de su variedad arquitectónica y visual. Es considerado un segundo centro de ciudad, ya que es allí donde la mayoría de la gente hace vida durante su tiempo libre. Restaurantes, edificios modernistas muy atractivos como la Ópera y otras muchas opciones para disfrutar definen a la Bahía de Cardiff.

2. Su casco antiguo

Ideal para pasear e ir de compras atravesando rincones con mucha magia. Su epicentro por excelencia es la zona de Mary Street, donde edificios de estilo victoriano y árboles y plantas también muy coloridos, te acompañarán en tu travesía por este centro de ciudad tan característico. Zonas totalmente peatonales plagadas de banderas con el archiconocido dragón rojo galés, imperdible en tu visita a Cardiff. ¿Sabías que también se conoce a Cardiff como la “Arcade City”? Se debe a sus galerías techadas de tiendas, que recuerdan a las de Milán o Bruselas, pero con un toque británico muy peculiar. ¿Damos una vuelta?

3. El parque Bute, el Castillo y otros edificios muy interesantes

La esencia y la elegancia por excelencia de esta metrópoli, su Castillo. Una construcción tan imponente como estilosa, rodeada por el verde del parque Bute. Sin duda uno de los mejores y más relajantes paseos para disfrutar en este destino. ¡Conseguirá que te sientas un auténtico lord! Repleto de árboles de los más impresionantes del planeta, es ideal para lograr trasladarse a esa desconexión total tan necesaria. Otros edificios imperdibles en tu particular descubrimiento de esta ciudad son: el Palacio de Justicia, el Ayuntamiento y sobre todo el Museo Nacional. Belleza por fuera y por dentro.

Así es Cardiff. Muchos planes, montones de espacios verdes para respirar y desconectar, y elegancia en cada uno de sus rincones. Todo a distancias que se pueden recorrer andando y rodeado de su gente, que es todo amabilidad. ¿Todavía te faltan razones para venirte a Cardiff?

¡Descubre Cardiff con Iberia Express!