Por qué escarparse a Cork

Puede que sea la primera vez que escuchas el nombre de esta ciudad, pero es la segunda más grande de Irlanda, justo después de Dublín. Sus casas de colores y puentes componen el lugar perfecto para desconectar unos días y disfrutar de unas buenas vacaciones.

¡Una ciudad con mucha historia!

Cork es una ciudad llena de leyendas e historia. No debes perderte la visita a la iglesia Santa Ana, también llamada la mentirosa de las cuatro caras, podrás subir al campanario y tocar las campanas, con una bella vista de la ciudad.

En el centro de la ciudad, encontrarás la famosa catedral de origen medieval de San Fin Barre. En lo alto del templo verás el ángel dorado, que como dice la leyenda, el día que se le caiga la trompeta, el mundo llegará a su fin.

 

 

Otra joya de la historia de Cork, es el castillo de Blackrock, que haciendo referencia a  su nombre, fue edificado con piedras negras a las orillas del río, para ahuyentar las invasiones de piratas al que era el pequeño pueblo de Cork. Este castillo fue renovado, y hoy sirve tanto de mirador como de observatorio astronómico, con actividades para todas las edades.

¡Date un buen festín en Cork!

La ciudad de Cork surge como un emplazamiento comercial, rodeado de pueblos dedicados a la agricultura. Además, su situación geográfica le permitió un importante desarrollo del sector pesquero y marítimo, cuenta con el segundo puerto natural más grande del mundo.

El Mercado Inglés era el centro neurálgico de estos intercambios comerciales, hoy es un mercado entrañable donde podrás encontrar los productos más frescos y artesanales o comer en los restaurantes de la parte superior del mercado.

Para degustar la famosa cerveza irlandesa te recomendamos visitar la fábrica de cerveza Franciscan Well Brewery, donde podrás descubrir los secretos de su fabricación y catar las cervezas que son distribuidas por toda Irlanda. También te invitamos a pasear por sus calles y probar cervezas artesanales en sus pubs acompañados de música tradicional en directo.

¡Vuela con Iberia Express a Cork!