El sabor de Cerdeña

Cerdeña, una isla que es el resultado de una fusión al detalle entre agua de mar, arena de playa y el verde de la naturaleza tan característica de esta costa mediterránea. Un destino famoso por sus playas, que nada tienen que envidiarle a las mejores del mundo, pero capaz también de transmitir a muchos otros niveles para todos aquellos que se animan a descubrir este trocito tan especial de Italia. Historia, costa y cultura, rodeadas de un encanto que se pasa de peculiar, y acompañadas de una cocina espectacular, ¡que no podrás dejar de probar! ¡Te enseñamos todos los platos que no te puedes perder!

1. Seadas

seadas

Un plato que mezcla la esencia de Italia con el toque rural de la isla sarda. Podría compararse con las torrijas, pero a su vez es muy diferente. Consiste en pasta rellena de queso (muy reputado también en Cerdeña) que está a su vez cubierta de miel o de azúcar. ¡Suena delicioso! ¿Verdad? Podrás encontrarlas en cualquier rincón de la isla, ya que son unos dulces de lo más típico y popular.

2. Fregola

fregola

Otro tipo de pasta, también un clásico de esta región, pero en este caso siendo un plato salado. Su tamaño recuerda mucho a las lentejas o al cuscús, pero hechas de masa de semolina. Hay muchas maneras de cocinarlo, pero suele hacerse de forma muy similar al risotto: caldo mezclado con el resto de ingredientes, que habitualmente es marisco, como la mítica receta le vongole.

3. Bottarga

bottarga

El detalle de la cocina por excelencia en Cerdeña. Un manjar de huevas de pescado secadas y sazonadas, típico del Mediterráneo, pero que no encontrarás otro igual ni parecido al de Cerdeña. Su sabor original es tan bueno, que no es necesario añadirle mucho más para disfrutar de un plato espectacular. Lo normal es verlos servidos con pasta, sencillez convertida en una delicia para cualquier paladar.

4. Culurgiones

culurgiones

Lo primero que piensas cuando los ves, es en los tan parecidos raviolis, pero a lo grande. Al fin y al cabo algo de lo que mejor saben hacer los italianos, la rica pasta. Siempre con un relleno exquisito, tradicionalmente en el caso de los culurgiones, de patata, queso pecorino fresco, ajo y menta. Variando en función de la parte de la isla en la que te encuentres. Siempre deliciosos y con origen en el interior. Elemento fundamental para celebrar el día de los muertos en Italia (2 de noviembre).

Ya lo habrás podido comprobar, ¡Cerdeña es para chuparse los dedos! Un destino que va mucho más allá de sus alucinantes playas, su riqueza cultural y su naturaleza. Amantes de la gastronomía, este es el viaje que estabais esperando. ¿Nos vamos?

¡Saborea Cerdeña con Iberia Express!