Mallorca es #BetterInWinter

Es mencionar Mallorca y a todos se nos viene a la cabeza lo mismo: playas idílicas, aguas cristalinas, bronceados envidiables para presumir a la vuelta de las vacaciones… Y sí, Mallorca es un destino clave para los amantes del verano, pero la isla más grande de las Baleares tiene vida todo el año, y este post te lo va a demostrar. ¿Cuánto has dicho que tardas en hacer la maleta?

 

Comenzamos nada más aterrizar: en Palma

La Ciutat de Mallorca es una ciudad que ha sabido guardar muy bien su carácter medieval, y podrás comprobarlo empezando a descubrirla desde la auténtica e imponente protagonista de la isla: La Seu, que además es el mejor mirador para contemplar la bahía de Palma.

seu_mallorca

La Seu es un gran edificio gótico que guarda tesoros de varios siglos, además de poseer el mayor rosetón original de las catedrales europeas de este estilo: el Ojo del Gótico, con casi 100m2 de superficie y más de 1.200 cristales de colores. ¡Todo un espectáculo para la vista!

Bajo la muralla podrás pasear por uno de los pulmones más importantes de la ciudad: el parc de la Mar, que fue construido en los años 70 y se ha convertido por méritos propios en uno de los parques más concurridos de la capital. ¡No te pierdas el reflejo de La Seu en su gran lago salado!

Y todavía teniendo La Seu y el parc de la Mar a la vista, te encontrarás con el Palacio de la Almudaina, un edificio repleto de historia que conserva detalles árabes y nos habla de los primeros años de la conquista cristiana. ¡En su parte marítima aún quedan los restos de la muralla que protegía la ciudad de invasiones extranjeras! Actualmente, es utilizado por los Reyes de España como residencia oficial durante su estancia en la isla.

almudaina

A 10 minutos andando podrás visitar la Plaça Major, una amplia plaza donde convergen algunas de las principales calles comerciales de Palma: Sant Miquel, Sindicat y Colom, que conecta con la Plaza de Cort donde se encuentra el Ayuntamiento y la sede del Consell de Mallorca. En sus alrededores visitarás otros edificios importantes, como la Iglesia de Sant Francesc, los Baños Árabes, el Museu de Mallorca, el Parlamento de les Illes Balears y el Palacio March.

¡Por cierto! No olvides visitar los barrios de Santa Catalina y Portixol. Hay muchos imprescindibles, pero estos dos te enamorarán por su carácter bohemio y pesquero. ¡Y por su increíble encanto!

 

Nos trasladamos al interior: pueblos agrícolas con mucho encanto

Mallorca es una tierra de contrastes, un destino ideal para recorrer con calma y disfrutar de sus maravillosas vistas, y es muy (muy) recomendable alquilar un coche nada más aterrizar y recorrer sus rincones más especiales. Porque además del encanto de la Ciutat, en el interior se esconden grandes y pequeños pueblos donde las tradiciones más antiguas siguen siendo parte de su realidad actual. Las carreteras que los comunican nos revelan paisajes únicos, donde a menudo el mar se une con la montaña y el resultado parece sacado de un cuento de hadas.

En la costa noroeste nos encontramos con Sóller, un paraíso ideal para amantes del deporte y de la gastronomía, en plena Serra de Tramuntana. Te prometemos una cosa: el puerto será uno de los lugares más bonitos que verás en la isla. ¡Uno de los mayores tesoros de Mallorca!

soller

Y otro de los pueblos que se merecen una digna mención en este post, sin duda, es Pollença, también en el norte de la isla. Tiene un litoral impactante repleto de rincones por descubrir, además de estar rodeado por un paraje natural único que está cargado de historia. Uno de los lugares más espectaculares y conocidos de esta zona es Formentor, situado en el extremo superior de Tramuntana, un lugar mágico que vale la pena visitar en cualquier época del año. ¡Los mallorquines lo llaman el punto de encuentro de los vientos!

pollensaformentor

Otros pueblecitos que tienes que visitar son: Andratx (una de las ciudades más antiguas de Mallorca), Valldemossa (un pueblo de cuento que se levanta en mitad de un valle), Portocolom (donde los pescadores todavía hoy realizan sus faenas y la gastronomía tiene un papel protagonista)… O Capdepera, Deià o Fornalutx, todos ellos considerados como auténticas joyas del Mediterráneo.

portocolom

 

La Sierra de Tramuntana

Si aún no lo sabes, mal hecho: la Sierra de Tramuntana o Serra de Tramuntana es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2011. Esta joya ocupa todo el noroeste de la isla, atravesando 19 municipios a los cuales da cobijo y protege de los vientos fuertes provenientes del norte. Se extiende a lo largo de 90 km y ocupa un 30% del territorio insular, ¡casi nada!

tramuntana

Los aventureros más atrevidos encuentran aquí un lugar único para recorrer, ya sea en bicicleta o haciendo senderismo. La ruta a pie más famosa es la Ruta de la Pedra en Sec o GR 221, que permite ir descubriendo los paisajes de la sierra y conocer su arquitectura, tradiciones, artesanías locales y por supuesto, su gastronomía. La ruta recibe este nombre por la gran cantidad de construcciones a lo largo del camino realizadas con pedra en sec, una técnica de construcción basada en el encaje perfecto de piedras.

tramuntana_pedraensec

 

Nos vamos de fiesta: las mejores ferias mallorquinas

Pero antes de irnos de marcha, vamos a hablar de los mercadillos más importantes, considerados como auténticas citas semanales de obligada asistencia. Casi todos los pueblos cuentan con un mercadillo semanal, pero los más famosos son los de Sineu cada miércoles, y el de Santa Maria del Camí cada domingo, ambos por la mañana.

Ahora sí, vamos con las ferias. La más antigua de la isla es la de Sineu, que se celebra cada primer domingo de mayo… ¡Desde 1318! Aquí se dan cita las profesiones y productos más tradicionales: maquinaria agrícola, frutas y verduras, plantas, ropa, productos ecológicos… ¡Quedan muy pocos mercadillos similares en España!

Y también en mayo, no podemos olvidarnos de una feria medieval donde cada casa, calle y plaza del pueblo se decora para la ocasión. Hablamos de Capdepera, que durante esta celebración organiza torneos, espectáculos, conciertos… Y un mercadillo de artesanía medieval que atrae a locales y turistas de todas partes, todo ello aderezado con comida tradicional.

capdepera

Otras de las ferias más destacadas de la isla son:

  • Fira del Fang de Marratxí: segunda semana de marzo en Sant Marçal.
  • Fira del Caragol: a mediados de mayo en Sant Jordi.
  • Fira del Meló: la primera semana de septiembre, en Vilafranca.
  • Festes des Vermar: el último fin de semana de septiembre, en Binissalem.
  • Fira del Pebre Bord: en octubre, en Felanitx.

¡Los mallorquines saben mezclar muy bien tradición y diversión!

Y es que, sin lugar a dudas, Mallorca tiene algo que la hace especial todo el año. Puede ser su gastronomía de sabores y olores intensos, la magia del Mediterráneo que baña sus playas y calas, una historia por donde han pasado multitud de civilizaciones que la han convertido en lo que es hoy, sus pueblos de piedra, su intenso verde… O puede que sea una mezcla de todo ello. Pero sin duda, Mallorca sabe dar a cada uno lo que busca y necesita. Su norte abrupto se une con un sur de arenas blancas, y esta diversidad es la que hará que un solo viaje no sea suficiente.

¿Y si te decimos que ahora puedes disfrutar de Mallorca desde 30€/trayecto? ¡Reserva ya tu vuelo y disfruta de una Mallorca #BetterInWinter!