Seleccionar página

A la isla de La Palma también se la conoce como la Isla Bonita o la Isla Verde. ¿Que por qué? ¡Pues porque aquí, la naturaleza tiene vía libre para realizar sus obras más impresionantes! Es un destino donde encontrarás el refugio de paz que necesitas, y además, con las mejores vistas. Y para demostrártelo, hemos recopilado algunos de sus encantos y curiosidades para que la elección de tu próximo viaje sea un poco más fácil. ¡Sigue leyendo!

 

1. Playas de arena negra y aguas cristalinas

 

Fotografía: Jonatan Rodríguez

 

Las playas de La Palma son especiales por varios motivos. En primer lugar, podrás encontrar desde playas transitadas equipadas con los mejores servicios, hasta otras casi desiertas donde podrás disfrutar de la tranquilidad más absoluta. Pero eso sí, todas ellas con aguas cristalinas y la arena negra tan propia de los paraísos canarios.

Te recomendamos la Playa de los Cancajos, muy cerca del aeropuerto y en un entorno natural que la mantiene muy limpia y cuidada; la Playa de Puerto de Naos, en el municipio de los Llanos de Aridane; y, por supuesto, el rincón azul por excelencia de la isla: las piscinas naturales de El Charco Azul. Las encontrarás al noreste de La Palma, muy cerca de San Andrés y Sauces, y aquí podrás darte un buen chapuzón que te dejará con la boca abierta… ¡Y en cualquier época del año!

 

Fotografía: Van Marty

 

 

2. El cielo de La Palma

 

Fotografía: Enrique Navarro

 

La Palma puede presumir de tener uno de los cielos más limpios del planeta, ya que atrae, año tras año, a cientos de astrofísicos a su observatorio nacional para estudiar la zona, visitar sus laderas y quedar hechizados por este lugar tan mágico.

Observar el manto de estrellas que cubre la Isla Bonita por la noche, debería de ser una experiencia obligatoria para todo el mundo… ¡El paisaje te dejará sin palabras!

 

 

3. La gastronomía que encontrarás en sus calles

 

Fotografía: Damián Martín Brito

 

Antes de comer, merece la pena que te des un paseo por las calles del centro de Santa Cruz de La Palma, donde podrás descubrir los rasgos únicos que tienen sus fachadas y la riqueza artística de esta isla. ¡Aunque vayas por donde vayas, vas a encontrar rinconcitos con encanto! Uno de los enclaves más bonitos es la Avenida Marítima, que cuenta con unas fachadas con balcones típicos canarios de lo más singulares.

Pero sin duda, su gastronomía te dejará sin palabras. ¡Los sabores palmeros son una de las joyas de la isla, además de sus paisajes! Su queso siempre, siempre, está presente en la mesa. Y como no podía ser de otra manera, tiene Denominación de Origen. Podrás encontrarlo en sus diferentes variaciones: tierno, curado, semicurado… Y está elaborado con leche de cabra palmera recién ordeñada. ¡Es todo un manjar!

 

 

4. Las vistas de la Isla Bonita

 

Río Muerto. Fotografía: Saúl Santos

 

Hay muchas formas de describir a La Palma, pero esta frase puede ser una de las más acertadas: ¡es una isla salvaje en medio del Atlántico! Salvaje en su estado más puro, gracias a su naturaleza intacta y a la geografía tan característica que la mantiene a flote. Porque que es de origen volcánico lo sabemos todos, pero, ¿sabías que La Palma es la isla más alta del mundo en cuanto a su superficie?

La forma de la isla ha provocado unos paisajes tan maravillosos como espectaculares. Y gracias a sus puntos más altos, puedes disfrutar de unas vistas increíbles desde diferentes puntos. Para terminar, hemos recopilado una serie de fotografías que te dejarán con la boca abierta… Y con muchas ganas de más.

¡Reserva ya tu próximo vuelo y comprueba el encanto de La Palma con tus propios ojos!

 

Mirador de la Cumbre. Fotografía: Abián San Gil

 

Cascada de Nubes. Fotografía: Eduardo Armas

 

La Crestería. Fotografía: Jonatan Rodríguez

 

 
Caños de Fuego. Fotografía: Saúl Santos
Share This